Skip to content

¡Vive el cine como nosotros! (I)

julio 24, 2012

Hace unos meses conocí a Eugenio Domenech, Director de Producción en el Confidencial Digital y recientemente incorporado a la plantilla de TuPeli como colaborador. Vi algunos trabajos audiovisuales que había realizado durante la carrera y me quedé maravillado por partida doble: por un lado descubrí a un actorazo, que no reconocía ser tal, y por otro a una mente extremendamente inquieta que no podía dejar de maquinar historias y que si hacía falta implicaba a hermanos, primos y amigos para grabar cualquier tipo de trabajo. De todos sus vídeos, uno de los que más llamó mi atención fue el que me inspiró para poner en marcha la campaña “¡Vive el cine como nosotros!”. En ese vídeo, Eugenio y su equipo de producción decidieron grabar un supuesto anuncio para una marca de trajes. Eligieron el audio doblado en castellano de una escena de la película Gladiator (Ridley Scott, 2000) y lo introdujeron en un nuevo contexto que les permitió destapar una redonda relación semántica entre el mundo de los gladiadores y el mundo de los altos ejecutivos del siglo XXI: “Se me exige que mate y yo mato”. Un eslolgan que ninguna marca de trajes se atrevería a pronunciar en alto, pero que sin ninguna duda podría representar el universo simbólico en el que se desarrollan sus anuncios. Mejor verlo:

Para grabar la primera entrega de la campaña “¡Vive el cine como nosotros!” elegí el audio de una escena muy conocida de El club de la lucha (David Fincher, 1999). Me reuní en un parque de Majadahonda con Eugenio Domenech (cámara y editor) y María Elías (ayudante). Grabamos la primera escena (en la que debuté como actor) y diez minutos después llegaron mis primos pequeños, que tal y como me esperaba estuvieron encantados de tirarme sus juguetes y correr detrás de mí para darme caza. Fue un rodaje muy rápido, con un resultado más que satisfactorio si tenemos en cuenta que ninguno de los que aparece en escena se dedica a la interpretación. Aquí va:

Quiero dar las gracias a María y Eugenio por su inestimable ayuda, y a los padres de los niños que se fiaron de mí para grabar un spot inspirado en El club de la lucha, una película que nunca dejará de fascinarme, pero que facilmente podría minar la inocencia de un niño.

Este spot tan apresurado hizo que en TuPeli nos termináramos de convencer de que la fórmula de emplear el audio de escenas de películas conocidas podría dar buen resultado, así que empezamos a preparar la siguiente entrega de esta campaña (bastante más arriesgada y ambiciosa) de la mano de la productora 309Audiovisual y con la colaboración de la marca de ropa El Ganso.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: